Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur.
Contact us now +1128 5255 8454
support@elated-themes.com

Instagram Feed

Home  /  Actualidad   /  Especiales   /  Del otoño al castaño y de la castaña a La Vera

Del otoño al castaño y de la castaña a La Vera

Y ya adentrados en el otoño, nuestras casas se llenan de un pequeño fruto que representa el gran escenario de nuestros bosques veratos. Se trata de la castaña. Una pequeña nuez que le da color y sabor al Norte de Extremadura. Somos testigos del cambio de vestimenta de los árboles, ya sacan las alfombras de hojas secas y comienzan a regalarnos sus sabrosos frutos.

A finales del mes de agosto, cuando el calor aún aprieta en la región, el castaño nos muestra su gama de colores. El marrón oscuro de su ancho y tosco tronco, un peculiar verde llena sus hojas de vida, aunque siempre hay alguna que otra que se atreve con el amarillo.

Comienza el otoño y viene acompañado de las primeras lluvias del año. El castaño florece, pero sin flor ninguna. Multitud de erizos verdes llenan sus ramas, dándole una voluminosidad y una frondosidad extrema. El cambio de color se hace eco en sus erizos. El marrón se apodera del castaño. Las hojas caen, los erizos se rajan y caen para mostrarnos el fruto que lleva dentro.

La castaña se deja ver entre los helechos y los caminos que forman las hojas secas. Contiene una gran cicatriz en la parte inferior que representa su madurez, un “peluquín” superior que forma el ápice del pistilo y una cáscara suave, de color “castaño” y muy brillante que le hace ser un fruto muy especial.

Allá por el imperio romano, había una gran afición de comer castañas, ya que el fruto es originario de Italia. Esta afición les llevó a extender el fruto por todo el Imperio. Hace miles de años, en nuestro país, cuando escaseaba la harina de cereal, se sustituía por la castaña, como principal fuente de carbohidrato, sobre todo en zonas montañosas.



Su elevado contenido en fibra hace que sean buenas en dietas de adelgazamiento y para evitar el estreñimiento. Además, es recomendable para deportistas, niños/as en crecimiento y trabajadores/as de oficios duros.

Por estas fechas, podemos pasear por las calles de muchas ciudades disfrutando de un olor muy peculiar. Los castañeros o castañeras encienden sus fuegos para ofrecer al cliente castañas asadas o cocidas. Peculiares cucuruchos de papel de periódico hace la castañera para meter esas castañas recién sacadas del fogón.

La gran cantidad de castaños que tenemos en nuestra región, hace que su fruto tenga en su honor una fiesta el día de Todos los Santos, denominada “La Calbotá” o el “Día de los Calbotes”. Durante la misma, se acostumbra a ir al campo para recoger castañas, asarlas, comer con la familia y los amigos y pasar un día de campo.

En crudo, en calbote o cocidas, las castañas siempre son un buen acompañante.

 

Fotografía de Fidel Arjona



Disfruta Extremadura. Toda la actualidad, entrevistas, reportajes, agenda. Únete y disfruta Extremadura.

Sin comentarios

Deja un comentario

X