Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur.
Contact us now +1128 5255 8454
support@elated-themes.com

Instagram Feed

Home  /  Actualidad   /  Especiales   /  A golpe de escobazos

A golpe de escobazos

Con el tañir de las campanas se hace de noche en la localidad de Jarandilla de la Vera. Como cada 7 de diciembre, el fuego llena de luz y calor a esta localidad. Cientos de escoberas arden en honor a la Inmaculada Concepción. Se trata de una celebración declarada de Interés Turístico Regional.

Su origen es incierto, pero se cree en dos tradiciones. Por un lado, la costumbre que tenían los pastores de intercambiarse entre ellos escobazos como saludo y muestra de alegría tras pasar largas temporadas fuera de su localidad.

Por otro lado, la celebración tradicional se hace en honor a la Virgen de la Concepción que coincidía con el fin de la cosecha de otoño.

Hoy en día, los vecinos de Jarandilla salen a celebrar Los Escobazos en sinónimo de cordialidad y participación, siendo la Plaza Mayor el principal lugar donde se reúnen los jarandillanos con grandes escobas que encienden para saludar a todos los escobazos que se han congregado allí.

Tras terminar con estos saludos, comienza la procesión del estandarte de la Virgen, portado por el Mayordomo a lomos de burros, caballos o mulos. Los jarandillanos acompañan a la Virgen con sus escobas, para iluminarla el camino por las calles de la localidad.



Finalmente, terminada la procesión, la fiesta continúa con la quema de hogueras en todo el municipio. Estas hogueras son una especie de puntos de reunión donde se encuentran los vecinos y visitantes y prolongan los escobazos. Además, se degustan productos de la zona como los vinos y los dulces típicos que dan a probar a todos aquellos que lo deseen, mientras amenizan la noche con cánticos populares e himnos de la Virgen.

Canción Popular de Los Escobazos
¡Virgen de la Concepción, mañana será tu día!
Y subirás a los cielos, !Quien fuera en tu compañía!
Ardía la zarza, y la zarza ardía.
Y no se quemaba la Virgen María. Ardia la zarza, y la zarza ardió. La Virgen María doncella y parió.
¿Cómo pudo ser?, ¿Cómo pudo ser?. Aquel que lo hizo, bien lo supo hacer.
Toda la noche he venido, rodando como un troncón. Sólo por venirte a ver, Virgen de la Concepción.
Ardía la zarza, y la zarza ardía… 



Disfruta Extremadura. Toda la actualidad, entrevistas, reportajes, agenda. Únete y disfruta Extremadura.

Sin comentarios

Deja un comentario

X