Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur.
Contact us now +1128 5255 8454
support@elated-themes.com

Instagram Feed

Home  /  Inspírate   /  Leyendas   /  El Escornáu

El Escornáu

Cuenta la leyenda, que allá por el s.XVI, un monstruo enorme comenzó a sembrar el pánico en las sierras cercanas a Ahigal. Se cree que su origen procede de un castigo de Dios, para vengar las maldades que cometían los pastores con su ganado.

El Escornáu era una bestia de cuatro patas, mitad carnero, mitad jabalí, con un enorme, afilado y brillante cuerno en mitad de la frente. Este animal de oído fino, olfato muy desarrollado y con la vista de un lince, dormía siempre con un ojo abierto, pendiente de acechar a cualquier presa. Atacaba de manera sigilosa y como mucha rapidez, tanto a personas como al ganado, pero mostraba un especial ensañamiento con las mujeres, aunque las palomas también eran su debilidad. De ahí que se le asociara con el demonio, ya que la paloma simboliza al Espíritu Santo.

Siempre atacaba en los montes y sierras, aunque alguna que otra vez se le vio cerca del Arroyo Palomero en Ahigal. Los vecinos de esta localidad, cansados de que la bestia diera muerte a tanta gente, decidieron abatirle, pero no había manera de atravesar su piel, por lo que pensaron que ya que su aparición había sido divina, dejarle morir por estos medios.



Un tiempo después, varias mujeres de Ahigal, que portaban el estandarte de la Cofradía de la Virgen del Rosario, se encontraron con este animal en el “Canchu la Sangri”. Él las intentó envestir pero se quedó paralizado ante ellas. Su cuerpo comenzó a hincharse hasta que reventó.

El cuerno fue lo único que quedó intacto llegando a ser tratado como una reliquia. Se expuso en la ermita del Cristo, era usado como remedio contra la esterilidad, los dolores de estómago, el insomnio, etc.

A finales del s.XIX, el obispo de Coria visitó la localidad de Ahigal y allí comprobó que los vecinos confiaban más en los polvos del cuerno que en sus plegarias, por lo que se llevó el cuerno a Coria y allí se le perdió de vista.



Compartir
Email this to someoneShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Disfruta Extremadura. Toda la actualidad, entrevistas, reportajes, agenda. Únete y disfruta Extremadura.

Sin comentarios

Deja un comentario

X