Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur.
Contact us now +1128 5255 8454
support@elated-themes.com

Instagram Feed

Home  /  Inspírate   /  Leyendas   /  La princesa Noeima y el Cancho de la Mora

La princesa Noeima y el Cancho de la Mora

Cuenta la leyenda, que allá por el s.VIII, el Castillo de Monfragüe estaba gobernado por El Kaid, un joven noble cuya esposa estaba embarazada del primer hijo, pero la mala suerte se apiadó de ella. El día del parto, nació una preciosa niña, pero su madre no pudo aguantar el esfuerzo del parto y acabó falleciendo.

A esta niña la bautizaron con el nombre de Noeima y creció bajo los cuidados de su padre. Según fue creciendo, se convirtió en la princesa más bonita del lugar, cortejada por los grandes señores árabes, pero ninguno era correspondido por la joven princesa.

Noeima se enamoró de un caballero cristiano que pretendía asediar el castillo y su relación comenzó en secreto.



El Kaid sabía de esta relación pero antes de morir en una cruel batalla entre moros y cristianos, maldijo a su hija condenándola a permanecer en aquel lugar eternamente, como castigo por su traición.

Se dice que en las gélidas noches de invierno, la princesa Noeima, vestida de seda y con una estrella negra sobre su cabeza, pasea por los alrededores del castillo hasta llegar al Cancho de la Mora, donde llora su desdichada suerte, cayendo sus lágrimas al suelo y transformándose en perlas que caen al Tajo.

Hoy en día, aún hay gente que ha escuchado o ha visto la silueta de Noeima sentanda en el Cancho de la Mora.



Compartir
Email this to someoneShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Disfruta Extremadura. Toda la actualidad, entrevistas, reportajes, agenda. Únete y disfruta Extremadura.

Sin comentarios

Deja un comentario

X