Jesús Manjón: “Demostrar que el espectáculo está en la naturaleza misma y, principalmente, en la forma en que se mira el mundo, ha sido mi objetivo siempre”

Hoy nos quedamos en la localidad cacereña de Jaraíz de la Vera para conocer a Jesús Manjón, profesor de Biología y Geología en el IES Maestro Gonzalo Korreas de esta localidad, y que nos hable sobre el proyecto científico que, junto a los alumnos Claudia y Juan, han conseguido varios premios, así como representar a España en el próximo 30th European Union Contest for Young Scientists 2017 de Estonia y en la Feria Científica Mundial de Brasil.

Para que te conozcamos tod@s un poquito más, ¿quién es Jesús Manjón?
Nací en Salamanca, ciudad en la que viví hasta que completé mi formación. Aunque finalmente estudié Biología en su Universidad, estuve considerando una temporada la posibilidad de cursar estudios de Medicina. Supongo que mi atracción hacia los “bichos” y un tal Charles Darwin consiguieron llevarme por el camino de la Ciencia de la Vida. Por cierto, recuerdo que en aquella época la profesión de Profesor de Secundaria estaba bien considerada. Llevo ya casi veinticinco años trabajando aquí en Jaraíz. Aquí me casé con Inma, profesora de inglés que conocí en Salamanca, y aquí se han criado nuestros tres hijos -Raquel, Jesús y Félix-. Y creo que aquí nos retiraremos.

Como profesor de Biología y Geología en el IES Maestro Gonzalo Korreas de Jaraíz de la Vera, ¿qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Cualquier actividad de laboratorio que se aleje de las prácticas rutinarias que habitualmente se realizan y que vienen establecidas por el currículo oficial. Me gusta que estas actividades experimentales tengan un punto de dificultad o de interés que las haga especiales y que hagan pensar al estudiante. Si además hay un microscopio por medio –o una cámara, o un telescopio- pues muchísimo mejor. Lo malo es que la realidad cotidiana, con sus horarios lectivos rígidos y las obsoletas infraestructuras de nuestros centros, se impone y acaba frustrando una buena parte de esas intenciones. En todo caso, suelo disfrutar del trato con los alumnos, siempre y cuando se den unas condiciones de respeto y trato educado que, lamentablemente en ciertos casos, no siempre se dan.

¿Cómo haces para inculcar el amor por esta rama de la ciencia a tus alumn@s?
Como ya dije, me gusta innovar ideando y desarrollando actividades impactantes por alguna causa, que atraigan al alumno y que le inciten a reflexionar sobre las observaciones. Pensar acerca de las causas de lo que se observa está en la base de la Ciencia, del método científico. Muchas veces estimulo en ellos el empleo de sus cámaras digitales, para que luego puedan analizar detenidamente esas imágenes. Suelo decirles que una foto o un vídeo contiene una cantidad de datos de valor científico que ni siquiera sospechan.

¿Es fácil despertar en los jóvenes el interés por la investigación científica?
En general no es asunto fácil, ni mucho menos. A la mentalidad ya de por sí dispersa de los adolescentes se añade el hecho de que poseen acceso a una fuente casi ilimitada de información que luego son incapaces de asimilar. Al mismo tiempo, consiguen una gran cantidad de cosas de manera casi inmediata y apenas sin esfuerzo. Además, están muy acostumbrados al espectáculo con el que se adornan muchas de las facetas de la vida moderna, sobre todo las más triviales. Demostrarles que el espectáculo está en la naturaleza misma y , principalmente, en la forma en que se mira el mundo, ha sido mi objetivo siempre. Para ello me he servido de investigaciones reales que trabajan con seres vivos intactos empleando las más recientes técnicas de procesado de imágenes. Las investigaciones que les propongo, y a las que se enganchan aquellos que se muestran curiosos e intrigados, siempre tienen un componente visual importante. Imágenes que pronto son captadas por ellos mismos, muy estéticas en ocasiones, y de gran valor científico. Y, de repente, se dan cuenta, nos damos cuenta, de que son las primeras fotografías o vídeos de una determinada estructura biológica funcionando, filmadas en vivo. El tratamiento digital de las mismas genera a su vez, además de los buscados datos, unas representaciones visuales también muy atractivas. A partir de ese momento, los esforzados primeros pasos, motivados sobre todo por la fe de encontrar algo interesante, se convierten en un paseo en el cual se disfruta de la visión de un paisaje nunca visto. Cuando experimentan la sensación del descubrimiento ya no hay marcha atrás: se han transformado en personas trabajadoras, pacientes, rigurosas y entusiastas de su investigación. A esto se añade que el momento en el que comunican sus resultados a la comunidad, participando en reuniones científicas y certámenes, es especialmente gratificante para ellos. Más aún si su trabajo es reconocido.

“De la estructura y la mecánica in vivo de las células ostiolares y la válvula aórtica del corazón de la larva de “Drosophila Melanogaster” mediante el análisis de imágenes microscópicas de alta resolución”, así se llama el proyecto científico en el que estáis investigando tus alumnos y tú. Háblanos sobre ello.
La mosca de la fruta, Drosophila melanogaster, es muy fácil de criar y se reproduce muy rápidamente. Además, sus pequeñas larvas son transparentes y esto es perfecto para nuestro objetivo de trabajar en su fisiología en vivo. El cuerpo de la larva es casi transparente cuando se dispone en una preparación microscópica con agua. Y en las sesiones iniciales pudimos observar el corazón latiendo con una nitidez increíble. Empezamos a interesarnos por sus células, los cardiomiocitos, y nos dimos cuenta de las importantes lagunas existentes en la literatura científica. Se daban muchas cosas por supuestas. No podíamos creerlo. Así pues, decidimos hacer lo que se debe hacer en estos casos: proponer hipótesis acerca de su funcionamiento y comprobarlas con nuestras observaciones. En realidad hemos trabajado con tres hipótesis y la que se refiere a la mecánica global del corazón de estas larvas ha sido la más sencilla de validar. Como el corazón de estos animales es alargado, como un tubo muy fino, se suponía que se contraía de un modo peristáltico, es decir, una onda de contracción que va exprimiendo dicho tubo de atrás hacia adelante. Esto se daba por supuesto porque así funciona en muchos animales invertebrados e incluso en la mosca adulta. Decidimos proponer la hipótesis contraria, la de que se contrae a la vez en toda su extensión, como sabíamos que ocurre en el embrión. Unos cuantos “cardiogramas” registrados simultáneamente en varios puntos del corazón nos confirmó nuestra hipótesis.
Pero nuestro principal hallazgo se centra en el análisis estructural y mecánico de unas pequeñas células situadas en unas diminutas válvulas que hacen que el flujo de la sangre (hemolinfa) sea unidireccional. Hemos registrado en vídeo Full HD por primera vez la actividad de esas llamadas células de los ostiolos trabajando a 1000 aumentos. Así hemos podido realizar un análisis fino de su estructura y su funcionamiento en vivo. Por lo que sabemos de la literatura especializada, no hay ningún documento en vídeo de esto aparte del nuestro.

¿Con qué tipo de materiales habéis contado para desarrollar este proyecto?
Cultivamos nuestras propias moscas autóctonas, de tipo salvaje, a partir de hembras que depositaron sus huevos en pequeños recipientes expuestos con la papilla nutricia en septiembre de 2015. Aún hoy trabajamos con sus descendientes. Por lo demás, una cámara réflex con un objetivo de 50 mm que acoplamos al ocular de un microscopio son suficientes para grabar las larvas. No es un investigación cara desde el punto de vista económico. Sí lo es en lo que se refiere al tiempo invertido: conseguir buenos registros requiere mucha habilidad y largas sesiones de trabajo (dos a tres horas para conseguir algo bueno) y, además, el procesado digital empleando un software científico libre, ImageJ, para analizar y extraer datos lleva semanas de paciente y cuidadoso trabajo.

Gracias a este trabajo habéis conseguido el premio especial del XXIX Certamen Jóvenes Investigadores 2016 del INJUVE. ¿Qué se siente?
Cuando hemos estado tantos meses trabajando sin red, en “terra incognita”, que es lo que ocurre cuando describes cosas por primera vez, el reconocimiento de los expertos es muy importante. La alegría es mucha. Creo que para estos jóvenes investigadores es lo ideal, que en un certamen de este tipo se dé respaldo y proyección a sus hallazgos.
Por otro lado, desconocíamos prácticamente todo del Certamen de Jóvenes investigadores. De lo único que estábamos seguros es que participarían estudiantes muy preparados, altamente motivados, cursando estudios de Bachillerato. Luego supimos que muchos eran procedentes de Centros Educativos de ciudades grandes de toda España que poseen convenios con sus Universidades de referencia para la preparación de sus trabajos, la mayoría de ellos cursando 2º de Bachillerato de Excelencia cuando realizaron la investigación. Es decir, nuestros rivales les sacaban un par de años a Claudia y a Juan.

Junto a la alumna Claudia Rodríguez (de 4º de la ESO) y al alumno Juan Sánchez (de 3º de ESO), representaréis a España en el 30th European Union Contest for Young Scientists 2017 en Estonia y en la Feria Científica Mundial en Brasil. ¿Hay nervios? ¿Cómo se sienten tus alumnos?
Pues de momento no. Quedan unos meses y en realidad están muy contentos e ilusionados. Además, acaban de ganar tres premios más en la XVIII EXPORECERCA 2017 (Barcelona), la feria internacional que organiza cada año la asociación MAGMA. Fuimos para ensayar en un formato de participación que es similar al del próximo Certamen Europeo y el trabajo acabó siendo el mejor de su categoría de edad (Primer Premio Categoría B -3º y 4º de ESO-) y además los dos premios otorgados en reconocimiento científico por dos instituciones: el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Sociedad de Biología de Cataluña. Por su rigor. Además de resultar bien el ensayo, se han ganado su participación en la Feria Mundial de Brasil, que se celebrará el próximo agosto.

¿Os habéis marcado algún objetivo? ¿Tenéis algún otro certamen en mente al que os queráis presentar?
Por lo que respecta a Juan y Claudia, acabo de responder. Pero tengo siete alumnos más trabajando en nuevos proyectos que profundizan estas investigaciones en varios aspectos que también son inéditos y ya puedo anunciar que tenemos nuevos hallazgos. Presentaré dos de estas investigaciones, que lo son sobre la cinemática de la pared cardíaca de estas larvas y nuevos métodos de estudio, que serán defendidos por tres jóvenes científicos de mi equipo, si todo marcha como es debido.

Y para finalizar, ¿algo más que añadir a l@s lector@s de Repelando Extremadura?
Realizamos investigación científica en un centro de Educación Secundaria modesto, el IES Maestro Gonzalo Korreas, cuyos responsables, representados fundamentalmente por su directora, Miriam García Aranzábal, y su secretaria, Ana Mª Navajas, hacen todo lo posible porque nuestro trabajo se conozca. El alcalde de Jaraíz, Luis Miguel Núñez, que representa a la localidad y también preside la Fundación Manuel Beites, contribuye sobradamente a que transcienda las fronteras de Extremadura. Esto es muy importante, pero aún no es suficiente, pues las bolsas de viaje asociadas a los premios conseguidos no incluyen todos los gastos que estos viajes internacionales llevan consigo. Así pues, toda ayuda en este sentido será bienvenida. Y, además, con una pequeña inversión para mejorar nuestro equipo de microscopía y de captación de imágenes podríamos mejorar la calidad de la investigación en varios e importantes aspectos. De todos modos, muchas gracias a todas estas personas e instituciones que nos ayudan. ¡Gracias equipo!: Claudia, Juan, Sara G., Félix, Patricia, Sara S., Pablo, Blanca, Diego y María.

 

Fotografías cedidas por Jesús Manjón

Yosune Arjona

Yosune Arjona

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, redactora de contenidos web en Repelando.com. Diseñadora gráfica, community manager y creativa publicitaria. Comunicadora empedernida y payasa sin nariz roja.

Leave a Response