“En la memoria de la piel”. Así es como se llama el nuevo trabajo de la cantautora canaria Rosana, que hará parada este jueves en Trujillo para presentar un álbum lleno de sentimientos, emociones y mucha energía.

En noviembre de 2016 publicaste tu nuevo álbum de estudio “En la memoria de la piel”. ¿Qué podemos encontrar en este nuevo trabajo?
Un cóctel de nuevas composiciones, melodías inéditas y de cambios de ritmos que recurren a una idea y a un sentimiento asociados a toda una vida, aliados a las pequeñas cosas que nos rodean y a una filosofía de vida. Es un conjunto de vivencias que todas las personas tienen en común. En “En la memoria de la piel” suena milimétricamente cada sonido, cada arreglo, cada concepto de lo que yo tenía en mi cabeza. Para mí es magia en estado puro.

¿Qué tiene de especial? y ¿cómo lo definirías en pocas palabras?
Las once verdades que necesitaba compartir con el mundo y que demuestran que los seres humanos tenemos muchísimas cosas en común, por mucho que la sociedad crea que no es así. Por ejemplo, más allá de la época, del idioma, o de la clase social, el ser humano nunca ha dejado de decirse “te quiero”, ni de echarse de menos… Cada disco tiene su identidad, pero siento que “En la memoria de la piel” soy yo, tal y como me imaginaba antes de grabar.

¿Cómo ha sido la acogida?
Apoteósica. La acogida ha sido espectacular. Sobre todo, por el cariño con el que la gente lo ha recibido. Y así se demuestra en cada concierto, donde tomo de primera mano ese cariño de la gente, de mi gente, que canta y vibra con cada una de las canciones.

¿En qué te inspiraste para crear “En la memoria de la piel”?
Me he inspirado en la idea de que la piel tiene su propia memoria, alma y vida propia. Es creer que la piel va más allá de algo que nos envuelve, que sólo sientes cuando nos tocan o nos acarician. Hablo de la memoria más bonita que existe, que es la más libre que tenemos, de aquella que decide cuándo los pelos se ponen de punta, sin que la cabeza se lo mande.
Soy una enamorada de los pequeños momentos y de las cosas más imperceptibles, más intangibles, y que son las que al final importan. Me parece que la piel tiene una memoria en paralelo, la piel va reservándonos cosas, va guardándonos sensaciones a las que volvemos quizá a través de una canción. La piel está llena de caricias, de abrazos, de emociones… De cada pequeño segundo y de cada cosa que parece no importar pero que terminan haciendo grande la vida.

Se nota que amas tu trabajo. ¿Es fácil mantenerse en los escenarios tras 20 años de carrera?
Entré en el mercado de la mano de la gente y aquí sigo, sin obligarme a nada más que no sea desnudarme en un papel en blanco. Va pasando el tiempo, vas teniendo más canciones, vas compartiendo a través de ellas más emociones, más experiencias, más encuentros con la gente, pero esencialmente sigo siendo la misma de siempre. ¿Fácil? No lo sé, pero desde luego, muy gratificante.

El próximo 31 de agosto actuarás en Trujillo, ¿qué le podrías decir al público trujillano?
Que estoy deseando conocer un poquito más de ellos y de sus fiestas. Y que les prometo un concierto mágico, donde nos hablaremos “de cerca”, y bailaremos y cantaremos juntos.

Dar un concierto en un escenario como el Castillo de Trujillo es todo un lujo, pero ¿dónde podremos verte próximamente?
Este mes de septiembre visitaré maravillosos lugares como Palencia, Valdepeñas, Valladolid, Tarancón, Cartagena… Y así hasta final de año y durante 2018: el tour “En la memoria de la piel” seguirá dando que hablar, con su andadura tanto nacional como internacional.

¿Tienes alguna anécdota que puedas compartir con nosotr@s?
Tengo millones de anécdotas que contar en estos 20 años paseando por los escenarios. ¿Alguna reciente? La de un niño que “me pidió” para su cumpleaños, en el Festival de Cambrils. Eso sí que eriza la piel, y se queda grabado en la memoria de una…

De norte a sur, de este a oeste, cruzando “charcos”… ¿Cuál es el secreto de Rosana para tener tanta energía sobre el escenario?
Mi energía es la gente. Sin ellos, la pila se agotaría. Son mi cargador, mi vitamina… los que me hacen despertar este torbellino que llevo dentro. Recorrería el mundo entero sólo para ver cómo un niño se emociona con mis canciones, o cómo se unen familias enteras para asistir a uno de mis conciertos.

Y para finalizar, ¿algo más que añadir a l@s lector@s de Repelando Extremadura?
¡Qué los espero en Trujillo! Para compartir una noche mágica, con las emociones “a flor de piel”.

 

Fotografías cedidas por Lunas Rotas

Yosune Arjona

Yosune Arjona

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, redactora de contenidos web en Repelando.com. Diseñadora gráfica, community manager y creativa publicitaria. Comunicadora empedernida y payasa sin nariz roja.

Leave a Response