Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur.
Contact us now +1128 5255 8454
support@elated-themes.com

Instagram Feed

Home  /  Rutas   /  Ruta: Picotas de la Vera

Ruta: Picotas de la Vera

Estilo de la corte del emperador, verdugados, gorgueras, caballos, Carlos V, Felipe II, los Austrias, la Inquisición. Un imperio en donde nunca se ponía el sol. Un siglo más tarde, siglo de oro, Conde Duque de Olivares, la guerra de los 30 años, el Quijote y arte español en todo su esplendor.
Paseando por La Vera, podemos observar que esta historia está plasmada en cualquier rincón de la comarca. Nos rodean palacios, iglesias, puentes, monasterios, calzadas, fachadas, e incluso, una serie de columnas de piedra, que se denominan: picotas y rollos.

Las picotas son columnas de piedra, rematadas con una cruz, de origen prerromano, sobre las que se exponía a los reos y las cabezas o cuerpos de los ajusticiados por la autoridad civil. De ahí, las cabezas salientes en forma de cruz. Fueron construidas durante los siglos XVI y XVII, debido a las exenciones otorgadas a los lugares que hicieron aportaciones económicas a la Corona para sufragar los cuantiosos gastos de la guerra.
Sin embargo, los rollos son columnas también de piedra, rematadas con una bola. Representaba la categoría administrativa del lugar, levantándose sólo en los villazgos que tenían plena jurisdicción, indicando el régimen al que estaba sometido: señorío real, concejil, eclesiástico o monástico. Además, marcaba el límite territorial y, en ciertos casos, era un monumento conmemorativo de la concesión del villazgo.

Nuestro recorrido conociendo los rollos y picotas de la comarca, comienza en Tejeda del Tiétar. Su picota es más conocida como la “Micaela” debido a una derivación femenina del nombre latino Michael (Micael), que significa Miguel, patrón del pueblo, San Miguel, se ha mantenido en pie en la plaza que llaman «El Rollo», en la Antigua Plaza de la Villa, hasta el año 1925 que fue destruido por mandato de un alcalde durante la Dictadura del General Primo de Rivera. Ha sido recuperada recientemente.

Pasarón de la Vera nos abre las puertas de su villa para enseñarnos su rollo. Se encuentra en el centro de la Plaza de España, frente a las puertas del Ayuntamiento. Simboliza la independencia judicial de la Villa respecto de la ciudad de Plasencia.

Seguimos la carretera y llegamos a Jaraíz de la Vera, capital de comarca. En ella nos encontramos con un primitivo rollo, cuyo lugar de origen era la Plaza de Santa Ana, siendo reconstruido con los elementos originales y trasladado junto a la carretera de Jarandilla, a la entrada del Parque de los Bolos.



El rollo está situado sobre cuatro escalones y tiene forma cilíndrica, en la parte alta sobresalen tres brazos que terminan en sendas cabezas de animales o gárgolas. Desde esta parte al final, adquiere forma cónica, situándose en este cono un pequeño escudo en el que figura un lobo.

Seguimos las voces de la serrana y hacemos parada en Garganta la Olla. Bajo los portales del Ayuntamiento, podremos observar la picota, más conocida como la “Picota del Suplicio”. Es una columna de granito, con zapata donde se coloca una inscripción con la fecha de 1691.

Nos vamos dejando atrás el eco de la serrana, y pasamos a Jarandilla de la Vera, lugar donde empieza la famosa ruta del emperador. Su picota se sitúa frente a la Ermita de Nuestra Señora del Sopetrán. Inicialmente era muestra del poder de los señores feudales sobre los pueblos y posteriormente, símbolo de villazgo e independencia. Después se utilizó para ejecutar las penas de muerte. Construida en planta octogonal elevada sobre tres gradas, en lo alto de la planta circular, sobresalen cuatro cabezas de dragones y más arriba destaca un cuerpo cuadrado con un escudo con yelmo, esculpido en la piedra y una bella cúpula en forma de pináculo floreado.

Viandar de la Vera y su castro celtibérico, nos dan la bienvenida a la Plaza de las Escuelas, donde se levanta su picota. Es una prueba del dominio de los Zúñigas. Se trata de una sencilla columna piedra, coronada por cuatro cabezas humanas a modo de prótomos y timbrada con el escudo de la referida familia Zúñiga.

Y finalmente, Valverde de la Vera, conocida por su fiesta de Los Empalaos. Su picota fue construida en el s. XV en estilo gótico por la familia Zúñiga. Tiene esculpidos los escudos de los Zúñiga y Niño de Portugal. También llamado “Rollo de la Vergüenza”, era el lugar donde se exponían a los reos de algún delito y a los condenados. Era el símbolo del poder jurisdiccional que tenía el pueblo.
Actualmente, se utiliza para limpiar las sogas de los empalaos, tras las salidas de los mismos.



Disfruta Extremadura. Toda la actualidad, entrevistas, reportajes, agenda. Únete y disfruta Extremadura.

Sin comentarios

Deja un comentario

X