jueves, 17 junio, 2021
No menu items!
InicioDescubreLeyendasLa leyenda de El Salto del Gitano

La leyenda de El Salto del Gitano

Cuenta la leyenda que un día, dos comerciantes de ganado se trasladaban desde Plasencia hasta Trujillo para vender en el mercado varias mulas y caballos, y cuando atravesaban el Parque de Monfragüe se hizo de noche, por lo que tuvieron que hacer noche en Villarreal de San Carlos. Se dieron cuenta de que eran observados por un hombre gitano, enorme y que parecía tener mal carácter, dispuesto a robarles en cuanto estuvieran desprevenidos.

Al amanecer, los dos tratantes comenzaron su camino, y el bandolero pensó que era el mejor momento para amenazarlos con una navaja y conseguir así hacerse con el ganado.

Una versión de la leyenda habla de que en el momento del ataque, los dos comerciantes fueron brutalmente asesinados por el gitano, por el contrario, otra versión cuenta que los dos tratantes de ganado, al ver aparecer a tal temible hombre, huyeron sin pensar en nada más. Pasara lo que pasara, el bandolero gitano, después de realizar su cometido, huyó encima de uno de los animales atando a los demás al carro con mucha prisa por lo que pudiera pasar.

Momentos más tarde, el gitano fue sorprendido por una pareja de guardias que iban en su busca, y al verlos, se bajó del animal y echó a correr por el campo mientras era perseguido por los dos guardias. Tras una larga carrera, el bandido llegó a una enorme roca situada sobre el Río Tajo, a Peña Falcón, y fue entonces cuando decidió coger impulso y saltar el precipicio sin pensárselo más de una vez, y de forma sorprendente consiguió llegar al otro lado del río sin sufrir ningún daño. Los guardias, anonadados, quedaron petrificados.

Y es que, en el roquedo hay una roca que forma la imagen de un guardia civil que mira hacia la enorme roca desde donde saltó el temible gitano.

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Recent Comments